Docenas de elefantes utilizados en transporte de turistas en Tailandia son “liberados” a raíz de la pandemia

El campo de elefantes de Maesa en Tailandia removerá de manera permanente los asientos de madera de las espaldas de los animales.

A medida que el brote de coronavirus sigue extendiéndose por todo el mundo, la desaceleración de la vida cotidiana ha traído una forma de alivio para docenas de elefantes en el norte de Tailandia.

En el campo de elefantes de Maesa en Chiang Mai, el turismo ha sido diezmado por el brote de Covid-19, que ha obligado a esos negocios a cerrar sus puertas a todos los visitantes.

Retiran los enormes asientos de madera y metal

Sin un final de la pandemia a la vista, los propietarios han decidido retirar los enormes asientos de madera y metal que están atados a la espalda de los jumbos durante todo el día.

El campo de elefantes también ha anunciado que no tiene intención de hacer que sus 78 elefantes vuelvan a llevar su pesada carga una vez que el negocio se reabra.

En cambio, se permitirá a los animales deambular libremente por el campo, donde los visitantes podrán observarlos en su hábitat natural.
Esta será la primera vez en 44 años que los elefantes dejarán de usar los asientos en sus espaldas, según la directora del campo, Anchalee Kalampichit.

Desde que entramos en el negocio en 1976, montar en los elefantes siempre ha sido la actividad favorita de los turistas“, dijo.

Pero como el coronavirus se ha extendido, ha habido menos turistas y finalmente el gobierno nos ordenó cerrar, así que hemos quitado las sillas para liberar a los elefantes.”

No planeamos volver a poner los soportes de las sillas en los elefantes, aunque podamos operar de nuevo. Queremos cambiar el estilo del lugar y encontrar formas más naturales de que el público pueda disfrutar de los elefantes.”

Daremos la bienvenida a los turistas para que disfruten aprendiendo sobre las formas de vida de los elefantes de forma natural en lugar de usarlas para entretener a los turistas.”

Con todos los negocios detenidos por ahora y sin ingresos de los turistas, los propietarios del campo se encargarán de los gastos mensuales del cuidado de los elefantes mientras siguen pagando a sus 300 empleados. El costo, dijo la Sra. Kalampichit, asciende a cinco millones de baht (unos 160,000 USD).

Pero no dejaremos a nadie atrás e intentaremos cuidar de los elefantes lo mejor posible“, añadió. “Ahora estamos plantando vegetales para que el personal los coma como una de las formas de reducir los gastos“.

Una caída repentina de turistas extranjeros está forzando el cierre de docenas de parques de elefantes en toda Tailandia. Sólo Chiang Mai tiene 93 campos o santuarios de elefantes.

A menos que el gobierno ofrezca apoyo financiero para ayudar a estos parques a alimentar y cuidar a sus elefantes, muchos podrían verse obligados a volver a las calles o a realizar operaciones de tala ilegal, según Theerapat Trungprakan, presidente de la Asociación de la Alianza Tailandesa de Elefantes.

No queremos que vuelva esas alternativas de supervivencia“, declaró a The New York Times. “Pondrá en peligro el bienestar de los elefantes, como tenerlos vagando por las calles mendigando plátanos o caña de azúcar“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *